Skip to main content

Noticias trufbox

¿Cómo conservar la trufa fresca?

Cuando se tiene la suerte de contar con una auténtica trufa fresca, una de los primeros interrogantes que se plantean es cuál es el modo de conservación más adecuado para que mantenga sus propiedades el mayor tiempo posible.

Siguiendo los siguientes consejos lograrás alargar su vida útil pudiendo disfrutar de ellas durante más días:

 

– Si la trufa tuviese adherida tierra, ésta no deberá limpiarse hasta el momento anterior a su consumo.

– Al limpiar la trufa lo más recomendable es emplear agua fría junto a un cepillo pequeño con el que quitar la tierra que haya quedado entre sus rugosidades.

– No es recomendable conservarla a temperatura ambiente ya que puede oxidarse y perder su aroma.

– Deberá conservarse en el frigorífico y dentro de este (a ser posible) en la parte inferior a una temperatura superior a 3oC.

– El recipiente en el que se conserve deberá ser hermético (no de plástico), debiéndose envolver la trufa en papel absorbente o en un paño que pueda retener la humedad que desprende. Dicho envoltorio deberá cambiarse con frecuencia (cada 2 días aproximadamente) para evitar que la humedad pudra la trufa.

 

Por último debe tenerse en cuenta que el tiempo de conservación de la  trufa negra de invierno (Tuber melanosporum) es de algo menos de 10 días, mientras que la trufa de verano (Tuber aestivum) puede llegar a aguantar algo más de 1 mes.

¿AÚN NO HAS COMPRADO TU TRUFA?
¿A QUÉ ESPERAS?
TIENDA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR