Preguntas Frecuentes sobre la Trufa

La Trufa es un alimento con unas propiedades gastronómica excepcionales, con un característico sabor y aroma que le convierten en un alimento muy especial pero a veces no tan conocido. Por eso es frecuente tener dudas sobre algunos aspectos de la trufa, como sus propiedades, su cultivo, conservación, compra o uso en la cocina. En Trufbox, conocemos al detalle la trufa  y todo el proceso,  así que hemos recopilado las principales preguntas frecuentes sobre la trufa.

trufa negra fresca

Sobre la Trufa

Tuber melanosporum, conocida como “Trufa Negra”, es un hongo subterráneo que crece en simbiosis con árboles
mediterráneos como encinas, robles, avellanos. Sus
propiedades y características organolépticas le han
convertido en una joya de la gastronomía.

La trufa negra es una gran anfitriona, entre finales de
noviembre y principios de abril, meses fríos, las trufas
alcanzan su estado óptimo de maduración.

Para poder disfrutar de su gran aroma, de su esplendido sabor, tienes 10 días aproximadamente.

Aunque congelar la trufa es renunciar al 100% de su aroma y sabor, nos permite poder disfrutarla el resto del año.

La trufa es rica en nutrientes, agua y minerales, lo que la hace un alimento beneficioso para la salud tanto para nosotros como para el desarrollo de nuestro bebé. Además debido a su carácter afrodisiaco, desde la antigua Roma, las mujeres la usaban para quedarse embarazadas.

Cocina con Trufa

La mejor manera de conservar fresca nuestra joya del bosque es mantenerla en nuestra nevera, dentro un recipiente
hermético, envuelta en un paño o papel absorbente que cambiaremos cada dos días.

Para poder aprovechar el carácter aromático de la trufa, es recomendable sacarla de la nevera unos minutos antes y dejarla a temperatura ambiente para posteriormente
utilizarla.

No solo se puede, sino que es la mejor manera para preservarla y disfrutar de sus propiedades. Te aconsejamos  que en el momento que la vayas a utilizar, la saques del  congelador, ralles la cantidad que necesites sobre el plato e  inmediatamente la guardes de nuevo en el congelador para  poder usarla en posteriores ocasiones.

La trufa de invierno, Tuber melanosporum, es idónea para maridar con alimentos grasos (aceites, mantequilla, quesos…). Su atrevido aroma es capaz de condimentar desde guisos, carnes, pastas, huevos, hasta dulces como chocolate, miel.

La trufa de verano, Tuber aestivum, cuyo aroma y sabor es parecido pero con un carácter más suave, la hace perfecta para platos frescos, y en los que buscamos un aroma y sabor más tenue, por ejemplo, marida muy bien con pescados, ensaladas, cremas frías, embutidos como el carpaccio.
Algunos cocineros la utilizan para endulzar sus postres.

Debido a su poder para capturar y atrapar aromas, las grasas  son el mejor aliado de nuestra trufa. Aceites, quesos, natas,  mantequillas, embutidos, huevos y el aguacate son los mejores, pero atrúfate en tus recetas, y podrás sorprenderte.

Sobre mi pedido

En Trufbox cuidamos y protegemos vuestras trufas desde que  las recogemos en nuestras plantaciones hasta que abres tu caja y la hueles por primera vez. Gracias a la logística y nuestra atención al cliente, te proporcionaremos toda la  información a tiempo real de cómo y dónde está tu trufa.

Gracias a nuestro servicio de logística Trufbox llegarán allí  donde quieras estar.

Formula tu pregunta



    Si lo prefieres, también puedes contactarnos a través de correo electrónico o Whatsapp.